Si un hombre te suplica esto te amará de verdad y deseará amarte toda la vida.

0
4456
views

Me duele tanto no tenerte aquí y ahora… tengo tanto que mostrarte y amarte.

Yo pensaba que sería fácil y que llegarías pronto para poderte dar el amor justo y lindo que sueño y he soñado. Pero respiro tranquilo, porque sé que te encontré sin buscarte. He esperado tu amor en miles de lugares y miles de momentos de soledad y alegría.

Sí mi amor, no sé dónde estás, pero quiero que sepas que no solo te espero cuando me siento triste. Más bien al contrario. Te espero en miles de situaciones en las que sonrío y quiero compartir contigo mis alegrías. Te espero en miles de pasos que camino por el mundo y que veo paisajes que no quiero ver solo.

Me duele tanto no poder enseñarte tantas cosas y enseñarte todo aquello que tus ojos no puedan ver.

Te espero por las noches para poderte abrazar con cariño y así esperar a que te quedes dormida, para darte el último beso del día, y noche, en la mejilla sin que lo sepas… sí cariño, quiero coleccionar miles de besos, sin que te des cuenta, porque así sé que incluso cuando no estés despierta, sentirás mi amor en tu pecho y alma. Con los años eso besos se convertirán en suspiros y lágrimas de felicidad. Estoy seguro de ello. Mis besos serán tus alegrías si algún día falto en este mundo.

Te espero con algo muy importante. No solo besos serán para ti, también mis cuidados y mis atenciones. Quiero darte el cuidado necesario y suficiente para que te sientas libre y amada. Una mujer plena y feliz a mi lado. Me gustaría ayudarte en los momentos en los que te sientas triste y unirme a tu sonrisa en los momentos en lo que tus dientes iluminen mis ojos dadas tus hermosas carcajadas. No las conozco, pero sé que serán hermosas.

No te preocupes por nada cariño, no tengas prisa allí donde estés, sin buscarnos uniremos nuestras manos. Lo sé porque lo he escrito en un lugar maravilloso.

Lugar en el que los dos juntos iremos y te haré testigo de que mi amor por ti nació mucho antes de haberte conocido. Y el día que me muera, será tanto mi amor por tu alma, que no podrás sentirte nunca más jamás triste.

Allí donde yo esté seguiré siempre cuidando de ti y haré lo que sea para que nunca dejes de sonreír. Lo prometo con mi vida… y quiero suplicarte una cosa. No dejes de ser nunca como eres, porque así yo podré encontrarte seguro.

¡TE AMO ES POCO!

Fuente: albertespinola.com

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here